Momentos en los que se requiere de la ayuda de organizaciones humanitarias

Si bien estamos en momentos de la humanidad en las que los términos ayuda humanitaria o crisis humanitaria están en boca de prácticamente todos, pocos sabemos en realidad cuándo aplican los señalados fraseos, cómo usarlos para la connotación de un evento y cómo determinar la magnitud de los mismos.

Por tal razón, hemos decidido realizar este post donde comentaremos exactamente los momentos en los que se requiere de la participación de organizaciones de ayuda humanitaria, y por qué se han caracterizado como momentos de “crisis humanitaria”.

Fenómenos naturales

Es el caso más común y más repetido. Principalmente tras ocurrir un huracán, un tsunami o un terremoto. Estos últimos, por ser completamente imprevisibles, resultan detonantes casi inmediatos de momentos en los que se requiere de ayuda humanitaria. Sobre todo en los países en vías de desarrollo o sub-desarrollados.

Incluso en países desarrollados han necesitado de ayudas humanitarias tras ocurrir fenómenos naturales, como el caso de Estados Unidos tras lo ocurrido con Katrina.

Sequías o inundaciones

Ambos momentos condicionados por el ambiente, pero que pueden ocasionar desde hambruna hasta enfermedades virales de difícil eliminación (paludismo, difteria,…). No son pocos los países que actualmente pasan por fenómenos climáticos complejos que han puesto en jaque su seguridad alimentaria o de salud.

Es allí donde la apertura de canales humanitarios y la participación de organizaciones que brinden apoyo logístico en materia de salud y alimentación se hacen indispensables.

Situaciones de guerra

Pakistán, Yemen o Siria son sólo algunos de los ejemplos en los que se ha llevado a cabo el protocolo de ayudas humanitarias en condiciones de guerra. En este caso, la alimentación y la salud son los principales afectados, condicionando los terrenos para el cultivo o los hospitales, producto del conflicto bélico.

La labor de las organizaciones de ayuda humanitaria, por tanto, se centran en garantizar el acceso a las soluciones a estas necesidades básicas.